Documentación y comprobaciones previas a la compraventa de vivienda

La compra de una vivienda es una decisión importante, no solo por la cantidad de horas que pasaremos en ella sino también porque suele ser una de las inversiones económicas más importantes de nuestras vidas. Como consecuencia, resulta vital realizar todas las comprobaciones y gestiones necesarias antes de asumir ningún compromiso de compra.

En primer lugar, es muy aconsejable requerir al vendedor para que nos muestre la Escritura Pública Notarial justificativa de su condición de propietario, que será revisada posteriormente por el Notario en el momento de la firma de la compraventa.

El paso siguiente debería ser solicitar la Nota Simple en el Registro de la Propiedad donde esté inscrita la vivienda. Aunque su valor es puramente informativo, mediante ella se podrá averiguar información fundamental relacionada con la vivienda: su titularidad registral, su ubicación y características principales y si se encuentra o no sujeto a cargas o gravámenes (hipotecas, embargos, derechos o facultades de disposición por parte de terceros…). Si se quiere obtener una mayor garantía, también existe la posibilidad de solicitar una Certificación Registral, que acredita el contenido del Registro y además está firmada por el Registrador.

El Certificado Energético de la vivienda es exigible para todos los contratos de compraventa y arrendamiento desde el 1 de junio de 2013, tal y como establece el Real Decreto 235/2013. La disposición de este Certificado permitirá al comprador tener una idea de la eficiencia energética y, como consecuencia, el nivel de gasto en energía aproximado que puede generar la propiedad en el futuro.

También es relevante obtener el justificante de pago del último Impuesto de Bienes Inmuebles, impuesto que grava la titularidad y los derechos reales que recaen sobre cualquier bien inmueble. En este sentido,  es indispensable para el comprador obtener el certificado del Ayuntamiento corroborando que la propiedad está al día en los pagos del IBI y que no hay ningún recibo anterior impagado.

Otro documento importante a solicitar al propietario sería la Cédula de habitabilidad, que tiene como fin acreditar que la vivienda cumple con las exigencias establecidas por Ley para ser habitable.

photo-1422036306541-00138cae4dbc

Asimismo, en caso de vivienda sujeta al  régimen Propiedad Horizontal, es primordial tener en cuenta el Certificado de la Comunidad de Propietarios, expedido por el Secretario de la Comunidad con el visto bueno del Presidente, que declarará si la propiedad se halla al corriente de pago. Es importante destacar que este Certificado deberá entregarse en el momento de la firma ante Notario de la Escritura de  Compraventa y, para ello deberá ser emitido, como máximo, los 15 días anteriores a la fecha de la firma.

Además del Certificado de la Comunidad de Propietarios, es muy conveniente disponer de los justificantes del pago de suministros como el agua, la luz o el gas para evaluar si la propiedad está al corriente de pago de las diferentes cuotas o, si de lo contrario, hay derramas o pagos pendientes.

Finalmente, también es recomendable revisar los Estatutos de la Comunidad de Propietarios para tener en cuanta si hay uso y destino de cada uno de los pisos, locales e instalaciones comunas, la normativa de la Comunidad y la distribución de los gastos comunes entre los propietarios de las viviendas.

En próximos posts analizaremos los siguientes pasos a tener en cuenta a la hora de comprar una vivienda.

Deja un comentario